Acoso sexual laboral: silencio, normalización y cómo combatirlo

“Una realidad del medio gastronómico en el Ecuador, que deberíamos conocer más a fondo”

Es un tema del que no siempre nos ha gustado hablar, se lo considera un tabú que incomoda y preferiríamos esconderlo debajo de la alfombra fingiendo que el problema no existe, sin embargo, poco a poco los esquemas han ido cambiando haciendo evidente la necesidad de hablar sobre el acoso.

Hablar de acoso sexual laboral en Ecuador es complicado, un país machista con una cultura religiosa por detrás que dificulta tratar el tema, no hay datos sobre acoso sexual en el ámbito gastronómico ya que al ser un círculo muy pequeño las víctimas no se sienten seguras al momento de denunciar, el miedo a represalias o no lograr encontrar otro empleo y sobre todo un medio en el que todavía no se logra una completa equidad.

El acoso sexual no discrimina, sexo, edad, nacionalidad o género, y sobre todo puede suceder en cualquier sitio y en el área restaurantera el acoso es común en todos los niveles. Al no haber datos específicos de acoso en restaurantes es una práctica común y de cierta manera “aceptada”, ustedes me dirán ¿cómo es posible que sea “aceptada” en pleno siglo XXI? Y aunque no lo crean sí, inconscientemente es aceptada, en este medio se escucha mucho la siguiente frase, “bueno pero, así mismo es trabajar dentro de un restaurante”

Según la psicología el acoso es la búsqueda del hostigador por tener poder sobre la víctima, en caso por ejemplo de las mujeres, el hecho de que generalmente no se encuentren en una posición de poder les hace más vulnerables y en el caso de los hombres, generalmente jóvenes, el acoso es casi irreconocible ya que fácilmente se confunde con bromas fuertes, pero que al final de cuentas termina siendo acoso.

El acoso laboral en restaurantes se da no solo entre compañeros sino también desde los/las clientes, una palabra, un acercamiento o un roce no deseado ya es considerado acoso y de igual manera dentro de las cocinas los comentarios, los chistes fuera de lugar, entre otras cosas hacen que, para la victima el ambiente laboral sea hostil y no le permita tener una vida normal.

¿Pero, sabemos qué hacer cuando un compañero o compañera de trabajo se encuentran en esta situación? Hay artículos que nos van a mostrar casos, datos estadísticos y aunque es un reflejo de nuestra realidad necesitamos darle la vuelta y hablar de las soluciones, es por eso hoy vamos a conversar sobre alternativas para combatir el acoso sexual laboral, y en caso de sufrirlo o conocer a alguien que lo sufra saber cómo actuar y tal vez que decir.

LOS MITOS

Vamos a empezar a romper mitos, si bien estamos avanzando al hablar de este tema, también se ha radicalizado, ya que es muy común escuchar que los hombres no sufren acoso sexual o es normal que se busque solamente mujeres para asignarles cierto puesto dentro del establecimiento. Base de estos y muchos otros mitos es la asignación de género, los estereotipos y las costumbres culturales, por ejemplo, el hombre no es acosado porque es el sexo fuerte, por ende, no pue verse vulnerable y la mujer al ser sexualizada sirve solamente para trabajar en áreas de servicio.

Para romper con estos estigmas sociales lo primordial es considerar a los trabajadores como personas con capacidades y personalidades únicas, independiente de su sexo, género o aspecto físico, por ejemplo, en esta investigación encontramos que en varios países del mundo no se solicita una foto en la hoja de vida, evitando así contratar gente por su apariencia, en cambio, se considera solamente sus experiencias y habilidades, también descubrimos empresas que tienen dentro de sus políticas internas la contratación equitativa de hombres y mujeres en posiciones de poder.

¿Quién puede comenzar a romper estos mitos? en este caso son los dueños de restaurantes, empezando a crear normativas internas que apoyen el trabajo equitativo cambiando la idea de que existen puestos para hombres y mujeres, incentivar el respeto mutuo y poner el ejemplo desde los cargos altos, pero también aplicar estas normas hacia la parte externa del restaurante, dejando a un lado la frase más común dentro del medio gastronómico “el cliente siempre tiene la razón”, sino respaldar al equipo de trabajo.

Otros mitos comunes del acoso sexual laboral.

Mito: No hay acoso entre iguales.

Verdad: el hostigador busca tener poder sobre su víctima sin importar su rango, edad o sexo.

Mito: las personas de un nivel socioeconómico limitado son más propensas a acosar.

Verdad: el acosador puede provenir cualquier estrato socioeconómico.

Mito: Es normal que los hombres hagan bromas de contenido sexual en público.

Verdad: las bromas con contenido sexual resultan ofensivas.

Mito: Las mujeres no acosan.

Verdad: aunque no se denuncie hay un gran número de acosadoras.

NORMALIZAR

Cuando este tema era considerado muy delicado para ser ventilado, a la víctima no se le permitía hablar sobre el acoso, ya sea por miedo a las miradas o el qué dirán y con esta práctica se comenzó a normalizar ciertas expresiones y actitudes. Los chistes de mal gusto, expresiones sexistas, invasión del espacio personal por mencionar solo algunas.

Dentro del medio gastronómico es “normal” por ejemplo que entre hombres se hagan bromas de doble sentido y aparentemente se lo toma así, como una broma, sin embargo, no es difícil notar que, no a todos les agrada participar en este tipo de comentarios.

Otro comportamiento normalizado es, cuando un cliente usa términos como “mi amor”, “hermosa” entre otros, se acerca o toca sin previo consentimiento y se le permite muy a pesar del mal rato que la persona de servicio sufra.

Normalizar es restar importancia a los sentimientos de la víctima, al no identificar estas acciones como violentas, discriminatorias o humillantes, en este caso es labor de todos darles el título correcto a estas acciones, actuando desde el ejemplo. Aunque actualmente sigue siendo complicado para las víctimas de acoso denunciar estos hechos que los vulneran esto si se debe normalizar, ya que denunciar visibiliza al agresor y así evitamos más víctimas.

NO HAY ESTADÍSTICAS

Si bien en este artículo anticipamos que no se mencionarían estadísticas como dato principal, es importante mencionar que en Ecuador no hay datos sobre acosos sexual laboral en el medio gastronómico, durante esta investigación se pudo encontrar números reales ni si quiera recientes sobre acoso laboral, mientras que en otros países podemos tener al alcance de la mano estudios sobre este fenómeno, según Restaurant Opportunities Centers United, en Estados Unidos un 70% de mujeres que trabajan en restaurantes han sufrido acoso sexual por parte de sus superiores, de igual manera un 50% de hombres.

Durante la búsqueda de datos y estadísticas, nueva información sale a la luz, según Dianne Avery, profesora de derecho de la Universidad Estatal de Nueva York, relata que los empleados del área de servicio que cuentan con un sueldo con propinas experimentan con mayor regularidad acoso de parte de los clientes ya que en su mayoría el personal de servicio es mujer y los clientes que pagan son hombres, creando el ambiente propicio para que haya una relación de poder.

Claramente no podemos decir que es el caso del país, ya que no contamos con los datos, sin embargo, si refleja una realidad que fácilmente podría replicarse, pero la verdad es que desconocemos las condiciones reales del trabajo en el medio gastronómico.

Actualmente ya hay un grupo de mujeres que se ha aventurado y aunque recién llevan en el país poco mas de un año, es un gusto mencionarlas, Bernardita Riofrío ha traído el Mapa de Barmaids con base en Argentina y presente en países como Perú, Bolivia, Chile y ahora Ecuador. Esta comunidad cuenta con una red social y aplicación que tiene como fin registrar a la mayor cantidad de mujeres del medio gastronómico, ubicándolas en la app por cuidad, área de especialidad, su historia personal entre otras cualidades, además brinda charlas sobre acoso sexual, un podcast donde tambien se tatran temas del ambito laboral, ayuda psicológica y legal a víctimas.

Esta comunidad que sigue creciendo y que esta basada en un trabajo voluntario de cientos de mujeres del medio, tiene como meta eventualmente poder brindar datos sobre este tema y poder convertirse en una herramienta de prevención, apoyo y mejora del ambiente laboral para las trabajadoras del medio gastronómico.

COMBATIENDO EL ACOSO

Combatir el acoso sexual en el ámbito laboral es tarea de todos, sin embargo, son las empresas las que deben proporcionar un ambiente laboral seguro dentro de sus empresas, aunque no son prácticas comunes en el país, menos aún en el ámbito gastronómico a continuación vamos a describir herramientas y acciones para frenar este tipo de comportamientos.

Charlas internas sobre acoso sexual y manejo de situaciones incómodas, con el objetivo de crear un buen ambiente laboral y además saber cómo actuar en estos casos.

Establecer un departamento o una persona encargada de recibir denuncias de este tipo e identificar posibles hostigadores para evitar más víctimas.

Si una compañera o compañero sufre acoso sexual laboral, escúchelo /la, no lo revictimice o tome a la ligera su malestar, acompáñelo/la y escúchelo/la, aliéntelo /la a denunciar o poner límites con el hostigador, y de estar en tus manos defender a la víctima le brindará seguridad facilitando su proceso de recuperación.

Como clientes pongamos el ejemplo, tratemos con respeto a las personas del medio gastronómico, es un trabajo que, así como suele ser gratificante, también es desgastante. Apoyemos a proyectos como el Mapa de Barmaids que busca que los restaurantes sean un espacio seguro y más equitativo para las mujeres de la gastronomía con el propósito de incentivar a la creación de más espacios como estos y sobre todo como seres humanos funcionales es nuestro deber tratar de la mejor manera a nuestros semejantes.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Patricio Ruiz dice:

    Gaby, buen artículo, bien manejado desde tu punto de vista, quizá desde el punto de vista femenino. Felicitaciones. Y debo decirte que en esto del acoso discrepo, por ejemplo, en el número de empleados igualitario por género, yo creo que debe ir el mas capacitado, hombre o mujer, si las mujeres estan mas capacitadas, que ellas ocupen la mayoría o todos los puestos. La relación hombre mujer, yo creo que esta siendo atacada, los hombres ahora nos sentimos cohibidos, ni siquiera ya no se puede saludar en un supermercado, peor un piropo, porque ya es agresión. No se como me hubiera enamorado tantas veces, sin exponer mis intenciones. Bueno esto solo como inicio de un tema complejo. Reitero tu artículo, muy bueno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s